¿Qué es el Efecto Giroscópico en Motos y en qué consiste?

Si te gusta el mundo del motor y en específico el de las motos, seguro que deseas saberlo todo al respecto y no nos referimos tan sólo a modelos o marcas. Saber cómo funciona una motocicleta, ya sea un ciclomotor o una de mayor importancia es algo realmente necesario, y entre las cosas que os queremos contar, el efecto giroscópico es algo que muchos desconocen o no saben explicar bien en qué consiste. Nosotros queremos aclararos dudas y por ello, os explicamos con detalle qué es el efecto giroscópico de las motos, y de la que ya podemos avanzar que es una ley física que suele aplicarse sin que nos demos cuenta cuando conducimos una moto.

¿Qué es el efecto giroscópico?

Para explicarlo de una forma detallada o cómo lo encontraríamos en cualquier libro de mecánica, podemos deciros que siempre que un cuerpo está en rotación alrededor de su propio eje y, al mismo tiempo, también está en rotación alrededor de un segundo eje, nace el efecto giroscópico. Es un momento que actúa alrededor de un tercer eje perpendicular a los otros dos.

Traducido al «castellano» y partiendo de un ejemplo sencillo imagina una moneda y que la lanzas o la pones a rodar con fuerza. Podrás ver como avanza hasta que llega un punto que se acabará cayendo hacia un lado o hacia otro. Llevado eso al mundo de las motos, te podemos decir que el motor «empuja» de alguna manera la moto, que gira y avanza gracias a las ruedas que nos mantienen en equilibrio y sin que lleguemos a caer. Cuanta más velocidad cogemos, más surge este efecto que hace que nos sigamos manteniendo en equilibrio a pesar de que nos veamos afectados por ejemplo, por una ráfaga de viento.

Explicado de otro modo con un ejemplo práctico, podemos considerar sostener la rueda de una moto en nuestras manos (agarrando el buje como si nuestros brazos fueran la horquilla).

Al girar la rueda y moverla con movimientos paralelos al cuerpo, hacia arriba o hacia abajo , no sentiremos ningún efecto más que el de la fuerza del peso dada por la masa de la rueda multiplicada por la gravedad. Sin embargo, si de repente hacemos un giro brusco (alrededor del eje vertical) como si dirigiéramos con el manillar a un lado o al otro como cuando conducimos, sentiremos una fuerza entre los brazos con tendencia a girarlos a lo largo del eje longitudinal.

La intensidad del efecto aumenta tanto al aumentar el número de revoluciones de la rueda (obviamente alrededor de su eje), como al aumentar la velocidad con la que se inclina la rueda con respecto al eje vertical (como si nos dobláramos).

En conclusión, podemos afirmar que el efecto giroscópico (referido en nuestro caso a la rueda delantera de una moto) es aquel efecto que tiende a inclinar la moto en el lado contrario al que nos dirigimos para como ya hemos mencionado, que podamos estar en equilibrio y sigamos avanzando a medida que circulamos. Cuando estás acostumbrado a ir en nuestra propia moto, ya no es difícil notarlo, pero a menudo, cuando montamos una moto nueva, nos damos cuenta de que cuando nos doblamos o tratamos de «doblarnos» tiende a oponerse a la «dobladura» por las razones mencionadas anteriormente. Tan pronto como nos familiarizamos con la moto en cuestión, el efecto obviamente permanece oculto en nuestros hábitos de conducción.

¿De qué modo y por qué se produce el efecto giroscópico?

Acabamos de explicarte qué es el efecto giroscópico pero queda saber cómo se produce y por qué. Lo primero que debes recordar es que al circular, la rueda va girando sobre su propio, pero a la vez, gira  sobre otro eje perpendicular al eje de la rueda.

Si estamos circulando notaremos lo antes comentado, que hemos de hacer más fuerza si queremos inclinar la moto hacia uno de los lados debido precisamente al efecto giroscópico. En concreto, es a partir de los 25-30km/h cuando comenzamos a notar el efecto. Si vamos a una velocidad inferior apenas lo notaremos.

Utilidades prácticas del efecto giroscópico

Una de las utilidades prácticas que son más evidentes con respecto al efecto giroscópico es la de los pilotos de motos en las carreras de competición, donde es habitual verles «volcar» prácticamente toda la moto hacia un lado y como casi tocan la rodilla con el suelo (de hecho a veces vemos como de su propio traje, si tocan el asfalto surgen chispas).

Si no existiera el efecto giroscópico, no podrían hacer eso. Es decir, no podrían tomar la curva con la velocidad necesaria e inclinándose y mantenerse en su moto. Es gracias a este efecto que al aumentar la velocidad, siguen circulando, y ejerciendo fuerza para poder girar sin caerse al suelo.

De hecho, en todas las carreras de motos profesionales el efecto se suele poner al límite casi todo el rato, aunque eso no le salva de caer por otros motivos como por ejemplo, que encuentre gravilla o que se resbalen.

El efecto giroscópico en otros casos

A pesar de que el efecto giroscópico está presente en las motos, no es un efecto único de estas. De hecho está presente en otros ejemplos, como en estos que ahora enumeramos.

» La bicicleta

Al igual que con la motos, cuanto más rápido vamos en la bici, más difícil debido al viento u otros factores. En este caso el efecto funciona igual que en las motos.

» La peonza

El juego de la peonza es popular. Este «artilugio» es bastante popular entre los niños y aunque es un juguete, también es un claro ejemplo de como gravedad y efecto giroscópico se combinan para que pueda girar.

En este caso, cuando lanzamos la peonza, vemos que gira y gira debido a que el efecto giroscópico se crea a partir de la velocidad a la que va girando. Si se mantiene, seguirá girando. En cuanto vemos que se reduce la velocidad, notamos que la peonza se va cayendo lentamente hasta acabar cayendo del todo.

» Móvil y videojuegos

En tu móvil aunque te sorprenda también se aplica el efecto giroscópico. En este caso, se suele utilizar para que funcione el GPS. De igual forma que se usa por ejemplo en los smartwatches o en las máquinas de fitness que controlan los pasos que damos.

Y en el caso de los videojuegos, no olvidemos que dependiendo de cuál sea, existen algunos que captan el movimiento y la posición en la que estamos en un punto determinado.

No olvidemos las gafas de realidad virtual que precisamente recurren a este efecto, para que al colocarlos en un punto en concreto podamos ver lo que nos rodea. Precisamente para saber cuál es el punto exacto de la persona, se utiliza este efecto.

Deja un comentario